jueves, 3 de julio de 2008

Sobremesa de lluvia y Brahms (recuperación del 24-06-08)


La tarde se ha puesto tormentosa. Esta mañana no creí que fuera a llover. La bruma, vaho muy cambiante en lo cromático en el Maresme, lo empapaba todo; ni siquiera el mar era capaz de trapasar ese tul densamente entreverado de azules y rosas. Me he dicho que sería otro día de playa, no tan diáfano como el de ayer, pero de playa al fin. De todas formas, hoy no urgían las arenas, ya que la inmensa mayoría de la gente no iba a madrugar. La noche ha sido larga, chamuscada y, sobre todo, llena de ruidos. Un estruendo la cohetería, un estruendo las voces. Un estruendo la vida. La vida... La vida se acaba de poner la ropa de verano. Está guapa. Yo me he comprado unos cuantos trapitos por aquello de estar a tono. No hay que descuidarse la fachada por muy fechada que ya empiece a notarse. Además, hay que sacarle la lengua a la crisis, alias desaceleración (¡qué invento el eufemismo!), que nos aflige (el ánimo) y afloja (el bolsillo). Quiero estar hecha una sanluisa cuando se me acerque ese leviatán, de nombre formal Hacienda (repito eufemismo y se me queda corto esta vez). Quiero que me vea bien vestida y oliendo a colonia Heno de Pravia (militancias de la infancia), valiente, entera en mi derrota, lista para el sacrificio. Quiero la dignidad del vencido que aguarda en pie y con la mirada fija en su verdugo. (¡Cachislasss...! ¿Por qué? ¿Por qué nos roban tanto?)
......
Empieza la llovizna. Tendré que retirar la ropa del tendedero y sacar a la gata del tiesto que le suele servir de peana. Qué tía... Pero antes voy a poner un poco de música. Creo que la Danza húngara nº 4 de Brahms será un magnífico contrapunto para esta lluvia suave y difusa que se ha hecho con el aire. Yo no podré escucharla aquí porque mi pc-patata tiene el sistema de sonido escachiflado, pero me pondré el 'emepetrés' a todo trapo en la oreja.

.
____________________
(Ahora mismo la tarde se presenta idéntica. Estamos a 3 de julio, es casi la misma hora, he vuelto a enchufarme al 'emepetrés', en donde el Yehudi sigue arrancando a su violín esas alegres melancolías de la eslava danza nº 4.)

.
.

12 comentarios:

Glo dijo...

Esto sí que es un auténtico "deja vu"...

Mertxe dijo...

Y que lo digas. Estaba contestando a una visita y, de pronto, esta entrada se desvaneció. Hoy, trasteando en los cajones del Google buscando una biografía, resulta que me aparece mi blog del 24 de junio en caché. Supongo que por afinidad de alguna palabra... Pues que me lo he traído, porque el vídeo merece la penita.

De todas formas soy una chapu...

Glo dijo...

Yo, más que el vídeo (que no puedo escuchar por problemas técnicos), lo que agradezco es el relato de ese momento cotidiano (del que echo en falta lo de que a los gatos les gusta presidirlo todo, y lo que de las palomas no se posan porque les parece un ángel exterminador...)

Mertxe dijo...

Cierto... Cierto... Pero ya te digo que en caché estaba tal cual... ¿Se guardará el primer borrador enviado? Es que una suele darle a la tecla-turbo y luego vuelve sobre sus letras y quita y pone y repone y vuelve a quitar... ¡Aggg! Son tics de la profesión. Me lo corrijo todo, a todos, a mí misma...

Eres un encanto, Glo, cómo te fijas...

Bel dijo...

Aquí estoy otra vez. Es verdad que me había parecido más corto, pero no tengo la memoria prodigiosa de Glo.
En cualquier caso, un interesante, divertido y original texto, Mertxe. Te emplazo a regalarnos más de tu propia cosecha.
un abrazo.

Mertxe dijo...

¡Epa, Bel! Acabo de leer que has vuelto y, aunque te parezca un tópico, te diré que te echaba de menos. Das calorcito, lo mismo que Olvido, y a du charme en vous...

Olvido dijo...

Soy incapaz de acordarme de qué película antigua, que me gustó, tiene este tema musical.
Un estruendo la vida, si señora;-)
Un besazo y buen día

Mertxe dijo...

Cuando pienso en este compositor, recuerdo a un juvenil Anthony Perkins preguntándole a una más que sazonada Ingrid Bergman: "Aimez-vouz Brahms?", e inmediatamente empiezan a sonar en mi cabeza los compases de no sé qué movimiento de su Sinfonía nº 3 en fa mayor Op. 90.

Musu bat, Olvido.

hestia dijo...

preciosa composición, para este atardecer isleño. ate.

Marta - http://cuaderparaeldialogo.blogspot.com/ dijo...

Hola Mertxe,

He leído tu post, y como siempre, no dejas de sorprender, pues aplicando un especial sentido del humor, nos explicas la cotidianidad de tus experiencias, junto con tus opiniones.

Hasta hoy, 6 de julio, no he podido leer tu comentario en mi post sobre los Best Sellers.

Si pasas por Cuadernos sabrás por qué. A ver si ahora es verdad que puedo hacer visitas como Dios manda.

Besos y sigue siempre así

Mertxe dijo...

Ate, hermosa mía...

Mertxe dijo...

Marta, vengo de tu blog...