martes, 17 de junio de 2008

Omar Khayyam

.Fue matemático, astrónomo, filósofo y poeta. Nacido en la ciudad de Nishapur, Persia (c. 1050-1122), durante mucho tiempo desarrolló su ciencia y su arte en medio de los mayores reconocimientos. Era famoso principalmente por sus escritos científicos y filosóficos, en los que se revelaba como un neto discípulo de Avicena (Ibn Sina). Escribió, en árabe, un tratado de álgebra, clasificando las ecuaciones de segundo y tercer grado antes de intentar resolverlas. Asimismo, reformó el calendario persa. Mucho más tarde se impuso su fama poética, ya que sus poemas, terriblemente pesimistas, escépticos, hedonistas y a menudo blasfemos fueron transmitidos discretamente para evitar su censura y represión por parte de las autoridades islámicas.
    El siglo XIX no sólo dio a conocer en Occidente la figura de Omar Khayyam, sino que lo consagró como un gran poeta, ya que en 1859 la adaptación inglesa de sus obras, las Rubaiyat, por Edward Fitzgerald (1809-1883) tuvo un éxito tremendo. Todavía aparecieron otras cinco ediciones más, ya que un inconforme Fitzgerald intentaba aproximarse obsesivamente al espíritu creador de la obra.
    Los poemas del Rubaiyat son, en su forma original, estrofas de dos versos, y cada verso dividido en dos hemistiquios: de ahí que en total sean cuatro (el persa ruba'i es, más o menos, 'cuarteto'). Los versos rimarán entre sí, pero el tercero puede hacerlo o no, depende del autor. Son epigramas, por eso cada cuarteto podría ser, en principio, independiente de los otros. He consultado la página de CVC para comprobar si mi memoria me era aceptablemente fiel en estas cosas y, en efecto, no me ha fallado. Tan sólo me faltaba un dato por demás importante: los contenidos de los cuartetos. Reproduzco la información que aparece en la citada página: "El comienzo cuenta generalmente una anécdota o es descriptivo, mientras que la última línea ofrece una moraleja o una conclusión de carácter filosófico".
    Respecto a las traducciones al castellano que siguieron, parece ser que en 1907 se produjo la primera y fue publicada en Madrid, en la revista Renacimiento, y sin firmar. La segunda tuvo por autor a Carlos Muzio y se produjo en 1914. Por cierto, la tercera, recreación más que traducción, fue producida por Jorge Guillermo Borges (padre de Jorge Luis Borges).
    Unos años después de que Fitzgerald presentara las Rubaiyat, no pocos historiadores empezaron a contestar la autoría de una gran masa de estos poemas. Y por si no fuera bastante, resulta que podríamos enfrentarnos a tantos Khayyam como traductores ha tenido su obra. Pero seamos agradecidos porque, en todo caso, nos queda la gloria de unos epigramas magníficos, inspirados, ¡sí!, por un evidente existencialismo.
    Y por el vino, el vino real o figuradamente empapándolo todo. 
    Algunas muestras en prosa poética:
..


____________________
1
Puesto que ignoras lo que te reserva el mañana, procura ser feliz hoy. Coge un ánfora de vino, siéntate a la luz de la luna y bebe, mientras te dices que quizás mañana te busque, en vano, el astro de la noche.
.
13
Bien sabes que no tienes ningún poder sobre el destino, ¿por qué la incertidumbre del mañana motiva tu ansiedad? Si eres prudente, goza el momento que pasa; lo futuro, ¿qué encerrará?
..
17
Supongamos que hayas resuelto el enigma del universo, ¿cuál es tu destino? Supongamos que hayas arrancado a la verdad todos sus velos, ¿cuál es tu destino? Supongamos que hayas vivido feliz cien años, y vayas a vivir aún cien años más, ¿cuál es tu destino?
.
19
Todo el mundo quisiera marchar por la senda del conocimiento. Unos la buscan afanosamente; otros dicen haberla encontrado ya. Mas un día una voz clamará: "No hay ruta ni sendero."
.
22
Gira la ruleta, indiferente al cálculo de los sabios. Renuncia al esfuerzo vano de contar las estrellas. Medita más bien en esta verdad: habrás de morir, no soñarás más, y los gusanos de la tumba, o los perros vagabundos se disputarán tus despojos.
.
25
Cuando hayamos muerto, no habrá ya rosas ni cipreses, ni labios rojos ni vino perfumado; tampoco habrá ni penas ni alegrías, ni auroras ni crepúsculos. El universo se aniquilará, puesto que su realidad depende tan sólo de nuestro pensamiento.
..
62
¿Qué es preferible: sentarse en una taberna, y hacer después un examen de conciencia, o prosternarse en una mezquita, con el alma seca? No me interesa saber si existe un Todopoderoso o no, ni lo que pueda hacer conmigo, llegado el caso.

.

10 comentarios:

María dijo...

Siempre que tengo tiempo entro y leo un poquito.
Set_Vyti

Mertxe dijo...

Buenos días, Set... Pero ¿tienes blog? Glup... No tenía ni idea... Melodigaplís...

Juan Luis dijo...

Hacía tiempo que no lo leía. Es magnífico. Me recuerda un poco a Ricardo Reis. Buen día.

Mertxe dijo...

Sí... Ahora que lo dices...

Olvido dijo...

Nueve siglos nada menos nos separan de estas letras, sin embargo este gran humanista que buscaba respuestas nos dejó estos magníficos versos donde la crítica permanece viva y la sabiduría latente.
Buen día de verano Mertxe

Mertxe dijo...

Sí señora.

Egunon, Olvido.

Bel dijo...

Cayó en mis manos hace diez años un librito de la colección "Los pequeños libros de la sabiduría" que me deslumbró. Después, en una feria, encontré varios libros de poesía persas y por las prisas, por no llevar dinero entonces, por esas tonterías que se hacen, no compré ninguno. No sabes cómo me arrepiento. igual que los poemas de Omar Khayyâm, eran todos maravillosos.
Abrazos y gracias por recordármelo. Te dejo uno de los que señalé hace tiempo:
"En medio de la pradera verde, la sombra de este árbol parece una isla. Transeúnte, quédate donde estás, allá lejos. Entre el camino que sigues y esta sombra que gira lentamente hay tal vez un abismo infranqueable."

Mertxe dijo...

A mí, hace unos días, me lo ha recordado una amiga. También le estoy muy agradecida porque Khayyam tiene de todo, para todos, y, lo mejor, es que se le entiende absolutamente todo. Hermoso e inquietante poema el que citas, Bel.

Desde un espléndido Maresme, recién inaugurado el verano, te saludo.

Nómada planetario dijo...

Hermosos versos de una persona que como otros tantos no creía en las doctrinas.
Saludos.

Mertxe dijo...

Por eso me gustan tantos estas gentes: vista clara, y después a vivir todo lo que se pueda, y como mejor se pueda siempre intentando no fastidiar al prójimo. Lo demás, como suele decirse, es puritita literatura.

Saludos, Nómada.