sábado, 28 de junio de 2008

André Malraux, primera autobiografía (1967)

..
De edad avanzada cuando la Iglesia había concedido, a cambio de una justa retribución, algunas derogaciones a las reglas de la Cuaresma, mi abuelo había protestado airadamente ante su párroco, a quien protegía, en su condición de alcalde de Reichbach [...]: "Pero, señor Alcalde, ¿no es deber de un simple cura inclinarse ante las decisiones romanas? -Iré, pues, a Roma".
.
Hizo la peregrinación a pie. Como era presidente de diversas obras pías, consiguió una audiencia pontificia. Se encontró con unos veinte fieles en una sala del Vaticano. No era tímido, pero el Papa era el Papa, y él era cristiano: se arrodillaron todos, pasó el Santo Padre, le besaron la zapatilla y sin más los despidieron..
Una vez cruzado de nuevo el Tíber, mi abuelo, poseído de una santa indignación en la que danzaban la muchedumbre sacrílega de las fuentes, la sombra indiferente en las calles sin aceras, las columnas antiguas y las pastelerías de terciopelo granate, se apresuró a hacer las maletas a puñadas y se marchó con el primer rápido. Ya de vuelta, sus amigos protestantes le creyeron a punto para una conversión.
.
-¡No se cambia de religión a mi edad!.

Apartado desde entonces de la Iglesia, aunque no de Cristo, siguió oyendo misa todos los domingos, pero se quedaba fuera del edificio, de pie en medio de las ortigas, en uno de los rincones formados por la unión del crucero con la nave, siguiendo de memoria el oficio, pendiente de escuchar a través de las vidrieras el débil sonido de la campanilla anunciador de la Elevación.
.

4 comentarios:

Nómada planetario dijo...

No me extraña que este señor quedará desencantado del Vaticano, yo contengo muy bien las ganas de contemplar al jefe del Vaticano.
Un abrazo.

Mertxe dijo...

Un gran tipo el abuelo de Malraux.

Buenas tardes, Nómada.

Bel dijo...

¿Qué ha pasado con tu maravilloso Yehudi Menuhin y tu interesante texto? Me gustaba mucho esa mezcla de lirismo y despotrique contra hacienda.
Malraux, por supuesto, siempre es una garantía, aunque lo conozco poco. Tendré que ponerle más atención.
Besos.

Mertxe dijo...

Acabo de llegar de la calle... 31º a todo trapo... accablement... anéantissement... je n'en sais plus rien, moi... Hasta las moscas llevan hoy abanico... Bueno, al grano, que es que esta mañana estaba cumpliendo con Noma, todo ha ido bien, ha entrado mi respuesta... y ahora me encuentro con esto... Volavérunt! Egquenosemoná...

(Por cierto, ayer me devoraron en plena sucursal de la Kutxa...)