miércoles, 28 de mayo de 2008

Shiki Masaoka (1867-1902)

Irrumpió en el universo del haiku (término que él había inventado) poniendo como chupa de dómine al célebre Matsuo Basho, o Matsuo Munefusa (1649-1694), el samurai reconvertido a la lírica por la vía de una contemplativa existencia. ShikIi opinaba que el trabajo de Basho carecía de pureza poética, conteniendo, además, innecesarios elementos explicativos y prosaicos. Precisamente, de todo ello dejó cumplida constancia en el ensayo que escribió en 1893 titulado Basho Zatsudan (Variedades sobre Basho).

He leído a Basho y tengo que decir que me parece delicioso, que su mística es abrumadora (¿acaso la mística no es poesía en estado puro?), y que con una simple imagen es capaz de condensarnos todo el universo. Sendas de Oku es un ejemplo formal de lo que digo. Pero, en fin, para gustos, los colores, ¿no?...


Por otra parte, Shiki resultó un inmenso innovador del haiku. Descripciones brevísimas de las cosas y de los hechos, con este laconismo extremo sorprende hondamente al espíritu hasta el punto de que resulta muy difícil que se nos borren las impresiones, cuasi pictóricas, recibidas.


Dejo una pequeña muestra de su obra.






La lluvia tibia cae
Sobre la maleza despojada.

Estanque deshelado.
Un camarón se mueve
Entre viejas algas.

Un cañón redobla sus rugidos.
Brotes de árbol.

Qué frescura del aire.
Un pequeño cangrejo, bajo la lluvia,
Trepa por un pino.

Hojas de loto en el estanque
Se agitan en el agua.
Lluvia de junio.

El humo se arremolina
Tras el paso de un tren.
Jóvenes follajes.

La tempestad
Al durar media jornada
Ha roto el tallo de la malva.

No se ve la luna.
Y se levantan
Gruesas olas.

Por encima de un hueco de roca
Una hiedra prende.
Un pequeño templo.


9 comentarios:

Glo dijo...

Sólo conozco un autor no japonés que haya compuesto haikus: el griego Yorgos Séferis.

Mertxe dijo...

Está el árbol en flor
Y la noche le quita, cada día,
La mitad de las flores.
(De JUAN RAMÓN JIMÉNEZ)

Los pies de lluvia
Nos devuelven el frío
De la desdicha.
(De MARIO BENEDETTI)

La vieja mano
Sigue trazando versos
Para el olvido.
(De JORGE LUIS BORGES)

Tan solitaria
Una pluma de cuervo
En la nieve.
(De ANTONIO MACHADO)


Es una tentación el haiku...

Juan Luis dijo...

Está bien este Shiki, pero lo de Basho es otra dimensión. No son magnitudes comparables.

Mertxe dijo...

Eso creo yo también, Juan Luis.

Nómada planetario dijo...

Sublime este poema que dosifica con magistral mano el imaginario de un paisaje total.
Saludos.

Mertxe dijo...

¡Ah...! ¡Los haikus!

Ánimo con los exámenes, Nómada...

Bel dijo...

Mertxe,
Es curioso lo que me ocurrió con los haikus. Siempre, desde que los conozco, me han gustado. Sin embargo, nunca me he preocupado de buscarlos o de aprender sobre ellos. Hace poco que empecé a remediar esta lamentable actitud, leyendo, buscando... Aun así, no sabía nada de lo que cuentas, así que tu artículo me ha venido como agua de mayo (y nunca mejor dicho).
Ahora estoy con Issa Kobayashi:
"Yuuzakura
kefumo mukashi ni
narini keri"
"Crepúsculo de cerezas.
También hoy se ha convertido
en pasado."
(por si aún estás con Yves Montand)

Mertxe dijo...

Desde que los descubrí me encantaron. Son tan gráficos, a veces me da la impresión de que estoy ante un cuadro... No dejes de leerte 'Sendas de Oku', de Basho, ya verás ´qué maravilla. Es un género muy popular en Japón en el que se insertan los haikus... Mira, te paso la página para que eches un vistazo. Es una traducción compartida de Octavio Paz y Eikichi Hayashiya. Verás qué delicia:

http://www.poeticas.com.ar/Biblioteca/Sendas_de_Oku/frame.html

Bel dijo...

Muchas gracias por la información, Mertxe.
Un abrazo.