domingo, 4 de mayo de 2008

"Memoria de una playa francesa"



.
RESULTA QUE ME LLEGUé A VER MUERTO Y OTRAS VECES
ERA EL SABOR AMARGO DEL CIELO DE LA BOCA PASA EL
HULE DEL MAR LEVANTO MIS SOLAPAS Y SENTISTE LA
PRESIóN DE MI MANO Y EL CALOR DE MI MANO Y TU RE-
TINA UN POCO DILATADA TAN HERMOSA AHORA PIENSO
QUIéN SABE SI ESTARíAS AL BORDE DE LA DUDA Y MUY
CERCA DE DESCUBRIR AQUELLO Y OTRAS VECES SENTíA
EN EL ESTóMAGO UN DEDO LARGA UÑA Y SONREíA POR
ESO SONREíA MIRáNDOTE POR PURO DISIMULO SUPONIEN-
DO QUE PODRíA LLEGAR HASTA PENSAR EN LA CARTILLA Y
EN EL PURGATORIO MUY PARECIDO A ESTA TéTRICA PLA-
YA DE BEHOBIA CON SU PISTA DE KARTING O SUBIEN-
DO CON ORTEGA A SIGüENZA O REPASABA EL LIBRO DE
MAREAS LLEGA SEPTIEMBRE CON SUS LUNAS DE ROSTRO
SALITROSO TODO ESTO OTRAS VECES CON UN DEJE CA-
LIENTE TREPANDO EN LA GARGANTA CREO QUE MIEDO NADA
MáS ESO OTRAS VECES PERO AHORA ES DISTINTO CAMBIó
TODO Y DE REPENTE ME HE VUELTO A VER SENCILLAMENTE
MUERTO Y NI SIQUIERA HAY OLAS NI POLVORIENTOS TOMOS
CON SEAKATCH CRIATURAS DE KIPLING VOLVIéNDOME HA-
CIA TI DISIMULABA MI BRUSCA PALIDEZ TE DIRé: OYE
ESTá REFRESCANDO Tú: NOS VOLVEMOS SERá MEJOR Y
ME HALLARé DE ESPALDAS ACOSTADO EN LA TIERRA JUNTO
AL FILÓSOFO ALFIL QUE ME MIRA EN LAS NOCHES EN EL
LIMPIO SILENCIO DE LA ALCOBA Tú TE DESNUDARáS
VINIERON A ESTRELLARSE PáJAROS EN LOS VIDRIOS Y
PREGUNTAS: ¿PALOMAS? OIGO RUMOR DE ALAS ENCENDIMOS
LA ENTECA PALMATORIA REGALO DE MAMá Y: OYE NO SON
PáJAROS NO ES NADA VIVO Y ERAN PáGINAS DEL ALGúN
LIBRO OLVIDADO PEGADAS EN EL FRíO DEL CRISTAL TE
DIRé: SIENTO ESE MISMO FRíO LLOVERá FUERTE FUERTE
ESTARé OYENDO LAS GOTAS DE GRANIZO COMO ABEJAS FUGACES
SUENAN LEJANAS VOCES DE MUCHACHOS HACIéNDOSE EL AMOR
JUNTANDO LAS PALABRAS Y LAS BOCAS LAS BOCAS QUé CON-
SUELO LO MALO ES QUE NUNCA PUDISTE DARTE CUENTA O ME
EQUIVOCO Y PODRáS ACERCARTE CON TODO TU CALOR TU
LENGUA TU CALOR A DECIRME: NO TEMAS ESTA VEZ TAMPOCO
OCURRIRá VOLVáMONOS A CASA ENTONCES APARTARé LAS
HOJAS DEL HORMIGUERO YA DESHABITADO LA PLAYA TRISTE
Y Tú ME ATREVERé A DECIRTE SONRIENTE: SúBETE EL
CUELLO QUE YA ESTá ANOCHECIENDO.

.
jorge g. aranguren
largo regreso a ítaca y otros poemas

...

2 comentarios:

giovanni dijo...

Me acuerdo Hendaye, me acuerdo la continuación del viaje, pero ahora me paro y veo la playa y me gustan palabras como "quién sabe si estarías al borde de la duda" y "creo que miedo nada" y "mi brusca palidez" y "algún libro olvidado" y "volvámonos a casa entonces" y "ya está anocheciendo".

Mertxe dijo...

Este autor es muy intimista, muy... evocador.

Gracias, Giovanni y buenas noches.