viernes, 18 de abril de 2008

La bruma es densa en mi memoria cuando pienso en aquellos fines de semana de los 70. Poníamos la muga por medio para escapar de no sé qué cosas terribles, nunca llegué a saberlo con seguridad. Y a lo mejor no lo fueron en absoluto, a lo peor es una manía que nos daba, para hacernos los importantes, los misteriosos, los atormentados... Qué sé yo... ¡Éramos tan insultantemente jóvenes! Pero lo que recuerdo con absoluta nitidez es aquel sábado. Después de cenar nos metimos en una disco del centro de Biarritz. Mucho ruido, mucha gente, algún que otro 'exiliado', más exiliado que nosotros puesto que era residente. De pronto fue como si hubieran pasado no uno sino trescientos mil ángeles. Todo se detuvo. Todo quedó en silencio. Las luces bajaron, se hicieron terrestres. El suelo quedó sembrado de temblorosos lunares azules y malvas. Los cuerpos que un momento antes se descoyuntaban por libre se unieron, tácita, religiosamente. Uno más uno fueron un compacto uno al borde de la baldosa, sobraban centímetros, nos sobraba todo lo que no fuera Hervé Vilard llenando el aire con aquella canción. Todavía me pone la carne de gallina cuando la escucho. Todavía siento aquellos brazos encerrando mi cintura...

..
..
.Ce n'est qu'un lourd instant de crise... Qui revient... Un grand amour meurt à Venise... Et c'est le mien... Il doit faire très beau dans la vie de celles qui m'ont aimé... Le jour se lève et moi je rêve de m'évader... // Rêveries... Vous m'avez fait aimer à la folie... Dans les bars de Paris ou dans les ports... Parfois j'ai cru que c'était pour la vie... Rêveries...Combien d'avions j'ai pris et de bateaux... Pour des amours qui sont tombées à l'eau... Venise, tu n'auras jamais ma mort... // J'aurai moins le cafard dès que sera parti... De ma mémoire cet adagio d'Albinoni... Si pour une fois un de mes rêves se réalisait... Que par miracle ma gondole s'envolait.... // Rêveries... Vous m'avez fait aimer à la folie... Et pendant que se débattaient nos corps... Parfois j'ai cru que c'était pour la vie... // Rêveries... Combien d'avions j'ai pris et de bateaux... Pour des amours qui sont tombées à l'eau... Venise, tu n'auras jamais ma mort... // Rêveries... Faites un effort, allez!... Promettez-moi... Quand je ferai l'amour pour la dernière fois... De m'endormir près d'une femme en or...

.
    Nunca como entonces quise tanto a mis amigos y a los extraños que se mecían en la oscuridad con la levedad de las mariposas en un recién estrenado aire de primavera. Encore...! Encore...! gritamos todos cuando los últimos compases se fueron apagando. Que si quieres. No la pusieron en toda la noche, mejor dicho en toda la madrugada, así que tuvimos que cantárnosla (o algo así) en el coche. Ahora la tengo recién bajadita con el Ares, me la he puesto hace un rato para terminar un trabajo que me está costando mucho terminar. El Hervé sigue pareciéndome tan bueno hoy como en aquellos días en que me hice su entregada fan. Y con razón, ¿eh?, que este señor tiene canciones que han roto moldes.


.
 

4 comentarios:

giovanni dijo...

J'aime ce "Combien d'avions j'ai pris et de bateaux... Pour des amours qui sont tombées à l'eau". Je me ris, mais je me ris souvent de moi même. Et je dois écouter cette chanson sûr Capri !

Me gustó lo que dijiste sobre tu pareja. Es increíble, el impacto de la música.

Un abrazo

giovanni dijo...

Pardon... je me rie, avec e.

Juan Luis dijo...

El aburrimiento, el hastío, la mediocridad... bien terribles todos ellos.

Mertxe dijo...

Ya lo creo que sí...