miércoles, 23 de abril de 2008

El sentimiento de soledad, nostalgia de un cuerpo

...del que fuimos arrancados, es nostalgia de espacio. Según la concepción muy antigua y que se encuentra en casi todos los pueblos, ese espacio no es otro que el centro del mundo, el 'ombligo' del universo. A veces el paso se identifica con ese sitio y ambos con el lugar de origen, mítico o real, del grupo. Entre los aztecas, los muertos regresaban al Mictlán, lugar situado al norte, de donde habían emigrado. Casi todos los ritos de fundación, de ciudades o de mansiones, aluden a la búsqueda de ese centro sagrado del que fuimos expulsados. Los grandes santuarios -Roma, Jerusalén, La Meca- se encuentran en el centro del mundo o lo simbolizan y prefiguran. Las peregrinaciones a esos santuarios son repeticiones rituales de las que cada pueblo ha hecho en un pasado mítico, antes de establecerse en la tierra prometida. La costumbre de dar una vuelta a la casa o a la ciudad, antes de atravesar sus puertas, tiene el mismo origen.

El mito del Laberinto se inserta en este grupo de creencias. Varias nociones afines han contribuido a hacer del Laberinto uno de los símbolos míticos más fecundos y significativos: la existencia, en el centro del recinto sagrado, de un talismán o de un objeto cualquiera, capaz de devolver la salud o la libertad al pueblo; la presencia de un héroe o de un santo, quien tras la penitencia y los ritos de expiación, que casi siempre entra en un periodo de aislamiento, penetra en el laberinto o palacio encantado; el regreso, ya para fundar la Ciudad, ya para salvarla o redimirla. Si en el mito de Perseo los elementos místicos apenas son visibles, en el del Santo Grial el ascetismo y la mística se alían: el pecado, que produce la esterilidad en la tierra y en el cuerpo mismo de los súbditos del Rey Pescador; los ritos de purificación; el combate espiritual; y, finalmente, la gracia, esto es, la comunión.


El Laberinto de la soledad

OCTAVIO PAZ




10 comentarios:

Glo dijo...

Siento las ausencias.

Me reconozco en la manera (lógica) en que está estructurado el texto de Octavio Paz, pero me surge la pregunta de si la premisa sobre la que se basa todo este gran silogismo es verdadera.

Borges era gran amigo de la lógica, pero creo que carecía del escrúpulo de relacionarla con la verdad. Quizá porque creía que nada lo es.

Mertxe dijo...

Yo también ando liadísima. Recorro una senda muy difícil y sin embargo tan natural e insoslayable como cualquier otra. Mi aita... 92 años... Algún sobresalto que otro... En fin, la vida, 'nada grave' que diría Ángel González pesadita soy...).

Es verdadera, Glo, tan cierta como el miedo que tenemos diseminado por nuestro ser en cuanto tomamos conciencia de lo que es la vida. Siempre hemos buscado arriba para explicarnos el abajo; y como si algo somos es (precisamente y en proporción directa con lo poco que en realidad somos) inmensamente fatuos, hemos dado con la piedra filosofal que nos salvará de la Nada: mitologías devenidas en religiones, espiritualidades variopintas, etc. etc. Mircea Eliade, por poner un ejemplo muy familiar, logró articular en torno a un sólo eje las diversas (en apariencia)fantasías que desde el principio de los siglos nos han ido reconciliando con nuestra fugacidad.

En cuanto a tu comentario sobre Borges debo decirte que posiblemente tengas razón; sin embargo, yo siempre he visto en él al escritor que usaba de la filosofía una vez pensada y no al revés como hacen otros escritores con el resultado final de la pobreza argumental. Borges, creo yo, parte de la idea ya desarrollada y después construye un texto, con frecuencia intertexto, ahí tenemos a su amigo Platón impregnándolo casi todo...

Un abrazo, Glo.

Marta - http://www.cuaderparaeldialogo.blogspot.com/ dijo...

Querida Mertxe,

Me ha emocionado el texto escogido, y esa idea del Laberinto en realidad es la constante búsqueda del ser humano de respuestas, aunque a veces no existan preguntas, por lo que le misticismo siempre puede dar cabida a todo lo que queramos saber.

Gracias por este homenaje a autor tan interesante, y que lamentablemente, poco a poco va siendo olvidado.

Besos des de Jaime Recoder y hasta pronto.

giovanni dijo...

Para mí ese espacio es Zambrone, el pueblo de donde viene mi bisabuelo italiano. Por eso mi blog se llama "zambrone.blogspot.com" y mi sitio en YouTube "zambrone1861", el año en que nació mi bisabuelo.

El laberinto de mi vida era tan desintgrado, cerrado sus saminos, sin entrada para encontrar, que tenía escribir una novela para conectar algunos de sus caminos.

Pero el laberinto siempre sigue existiendo y eso hace de la vida una aventura.

Et de la même manière je contune à chercher et trouver mon destin dans del lieux divers au monde. Mi mundo no termina en Zambrone, ni en Napoli en donde mi bisabuelo murió a los 38 años, dejando cinco hijos sin padre. Igual como mi padre dejó mi madre a los 38 años con cinco hijos sin padre.

Je suis le père de moi-même, et de mon fils et fille, et aussi, de mon père et de mon arrière grand-père.

Saludos

giovanni dijo...

Había tantos errores dactilográficos en mi comentario que lo publico de nuevo, en forma apmpiada:

Para mí ese espacio es Zambrone, el pueblo de donde viene mi bisabuelo italiano. Por eso mi blog se llama "zambrone.blogspot.com" y mi sitio en YouTube "zambrone1861", el año en que nació mi bisabuelo.

El laberinto de mi vida era tan desintegrado, cerrado sus caminos, sin entrada para encontrar, que tenía que escribir una novela para conectar algunos de sus caminos.

Pero el laberinto siempre sigue existiendo y eso hace de la vida una aventura.

Et de la même manière je continue à chercher et trouver mon destin dans des lieux divers au monde. Mi mundo no termina en Zambrone, ni en Napoli en donde mi bisabuelo murió a los 38 años, dejando cinco hijos sin padre. Igual como mi padre dejó a mi madre a los 38 años con cinco hijos sin padre.

Je suis le père de moi-même, et de mon fils et fille, et aussi, de mon père et de mon arrière grand-père. Le l’ai trouvé à Zambrone, en me promenant dans le village, connaissant à ses habitants, et visitant l’endroit où son père, né en 1834, et télégraphiste de profession, avait travaillé. Malheureusement le poste de télégraphe n’était plus là. Mais elle était tour présente dans mon imagination.

Salut

giovanni dijo...

Las fallas siguen, siempre, no solamente en castellano sino también en francés. Pero qué importa?

Mertxe dijo...

Hola, mi apreciada conciudadana Martita. Me alegra leerte de nuevo y, como ya te dije el otro día, espero que tu madre vaya mejor y tú recuperando la normalidad.

Sí, la vida humana se desenvuelve en un laberinto. Hay quien se busca sus explicaciones, hay quien no consigue ninguna, pero lo importante en la humanidad es que no se está quieta, y así, entre analgésicos y vacíos, seguimos buscando con la ciencia, con la filosofía... Indagamos incansables nuestro primigenio espacio, fuéramos lo que fuéramos en él. Hace poco, con Ungaretti y Pavese hablábamos de lo mismo, esto es del exilio...

Un gran abrazo, Martita.

Mertxe dijo...

Giovanni, mon ami, moi non plus je ne sais où en suis-je à l'heure actuelle. Le labyrinthe se fait de plus en plus inextricable... Faudra-t-il avoir recours aux ailes de cire? Mais ce serait quelque chose de fatal... Tu as raison en affirmant que le labyrinthe peut représenter une aventure, donc profitons-en!

GUILLERMO dijo...

Has traído a Octavio Paz, que siempre me ha fascinado tanto en prosa de ensayo como en poesía, le tenía algo abandonado en la memoria, pero del olvido viene luego el recuerdo. No podemos recordar sin olvidar primero. Besos

Mertxe dijo...

Es tan cierto lo que dices. Yo creo que sólo hay un olvido: la muerte. Lo que habitualmente llamamos olvidos no son sino paréntesis en donde se refugian las cosas. Unas vuelven fácilmente, otras se resisten, y las hay que nunca salen al exterior. Pero aquí están, aquí estarán mientras estemos.

Un mediterráneo saludo para mi poeta.