domingo, 2 de marzo de 2008


.
Una amiga me dice: "Luego de muchos años, lo he reencontrado paseando por la red. Me gusta su falta de artificio. Dos guerras mundiales en sus versos. y la muerte de un hijo". Y me pregunta si me apetecería dejarlo entre mis Hojas. Yo feliz, pues hace tiempo que ando muy escorada hacia lo etéreo, muy cotilla de estros ajenos. Muy necesitada de belleza. Se me hace la boca agua este poeta de las ausencias. Desde que murió Ángel González me ha invadido la urgencia de sobrealimentarme... o perecer. Así, sin término medio. Y hoy, azuzada mi hambruna, me regalo este festín que es Ungaretti.
....No es un poeta fácil. Ni en la idea ni en la técnica. Pero hay algo que se detecta claramente en todo cuanto escribió: la ausencia de ese lugar en donde se hunden las raíces. Hogar y patria son las carencias sobre las que edifica su obra. Y el tiempo. También esa noción de tiempo ambiguo, de profunda desubicación de la realidad, planeó sobre todos y cada uno de sus versos. Hay una tristeza minuciosa en Ugaretti, un dolor pequeño y exacto rielando en sus palabras.
....Fue soldado en la Primera Guerra Mundial y esa experiencia le sirvió a la hora de escribir sus dos primeras obras, El puerto sepultado (1916) y La Guerra (1919). Una prosa rápida, concisa, cruda, muy, muy dolorida. Despues vino la etapa del hermetismo, esa poesía que se sustenta exclusivamente en los propios sentimientos, y así escribió La vida de un hombre (1942-1961) que le procuró gran fama de vanguardista, además de ser reconocido como uno de los fundadores de esta tendencia. Hay mucho que decir de este poeta, pero no es éste el lugar, ni por supuesto yo quien para atreverme a más de lo que ya he dicho. Me limitaré a añadir que me gusta su estilo fragmental, aislado, a veces como cortado por una súbita tijera, y todo para que en ese hueco repentino se enciendan fugaces sentimientos, impresiones, cosas entrevistas que ni siquiera trascienden la intuición.


.
......VIGILIA
.
Una entera velada
tendido al costado
de un compañero
masacrado
con su boca
desencajada
vuelta al plenilunio
con la congestión
de sus manos
penetrada
en mi silencio
he escrito
cartas llenas de amor.
.
No me he sentido nunca
tan
aferrado a la vida.

.
      DISTANTE
      Versa, 15 Febrero 1917
.
Distante en una tierra distante
como a un hombre ciego
ellos me han abandonado.

.
......LA MUERTE MEDITADA
......Canto quinto
.
Has cerrado los ojos,
nace una noche
llena de falsos huecos,
de ruidos muertos
como de corchos
de redes caladas en el agua.
.
Tus manos se hacen como un soplo
de inviolables lontananzas,
inaferrables como las ideas,
.
y el equívoco de la luna
y el balancearse, dulcísimos,
si quieres posármelas sobre los ojos,
tocan el alma.
.
Eres la mujer que pasa.
como una hoja
y dejas en los árboles un fuego de otoño.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Mertxe,

Oye, tu blog es encantador. Nos hablas de poesia, de tus amigos, de tus opiniones, etc. Creo que tienes tanto que contar y te dejas tanto en el tintero.

Yo ando muy líada. Aunque mi madre está en una residencia, estoy adaptando la casa a mi, haciendo limpieza, ordenando, etc. y la verdad, voy bastante ajetreada.

Por eso no te visito como es debido. Y ahora que podía echar un vistazo en libro de Arena, va y no funciona.

Bueno querida Mertxe, que estoy aqui y te pido disculpas por no visitarte tan a menudo como mereces.

Besos desde Jaime Recordar, en un dicha chungo.

Marta Teixidó

Juan Luis dijo...

Qué auténtico suena este hombre. Me gustan mucho estos poemas que has traído. Y también la fotografía. Hay gente que cae bien al primer vistazo. Gracias, Mertxe, por este descubrimiento.

Nómada planetario dijo...

Hay que pararse en cada verso para impregnarse del sentido.
Saludos.

Mertxe dijo...

Muchas gracias a todos por vuestra visita.

Olvido dijo...

Siempre se acaba escribiendo sobre la ausencia.
Un saludo Mertxe y buen día

Mertxe dijo...

Así es, Olvido. Siempre decimos que este o aquel poeta lo son del tiempo, de la ausencia... En realidad, lo existencial nos domina. No hay más que variantes al dicho mismo tema: el ser y el tiempo (Heidegger me zumba por copiona...), y todas las soledades que de ellos se derivan y que nos dejan tiritando de frío.

Buenas tardes desde un ausente Mediterráneo.