viernes, 8 de febrero de 2008

"Nada grave", un regalo póstumo


El pasado 13 de enero yo escribía sobre Ángel González. Su muerte nos había conmovido a muchos y muchos fuimos los que intentamos un homenaje póstumo en agradecimiento por todas las emociones que supo despertarnos durante años. Tras repasar su obra me centré en su primer libro, mi preferido, "Áspero mundo", que vio la luz en 1956. Desde entonces no ha dejado de proyectar su sombra en toda la producción posterior del poeta. Es sabido que en él se encierran dos mundos. El que todos vemos en nuestros primeros espejos es un mundo que nos sonríe y seduce y nos creemos porque sucede en la infancia; un mundo que no dejamos de perseguir hasta el último aliento. Y el de verdad, el mundo de carne, hueso y pedernal, que engaña, entristece, defrauda, duele; ese mundo nos va muriendo poco a poco dentro de nuestro cuerpo por muy lozano que se parezca.
   .No descuidé esos últimos diecinueve textos incluidos en la antología "101 + 19 poemas". Son los famosos "Poemas inéditos" que hasta ahora pensábamos que cerraban su obra. Pero resulta que en la primera semana de febrero la prensa anuncia el descubrimiento de otros veintisiete. En abril serán publicados en el poemario "Nada grave".
....Dejo aquí tres de ellos. Precisamente, el título del nuevo libro es el último verso de "Caída" :
 

.
FRAGMENTO LITERARIO: NUNCA
FRAGMENTO LITERARIO: CAÍDA
FRAGMENTO LITERARIO: NO HAY PRISA



.

No hay comentarios: