domingo, 20 de agosto de 2017





-Justo en el instante antes de morir, Fausto mira hacia atrás en su larga vida, y exclama triunfante:

'Detente, eres tan hermosa.
La huella de mi vida
no puede quedar envuelta en la nada.
Basta el presentimiento de aquella
felicidad sublime
para hacerme gozar mi hora inefable.'


-¡Qué palabras tan bonitas!

-Pero luego le toca al diablo. En cuanto Fausto expira, Mefisto exclama:

'¡Acabó!
¡Estúpida palabra!
¿Por qué acabó?
¿No equivale esto a decir que todo quedó
reducido a la nada?
¡Qué significa la eterna Creación,
si todo lo creado ha de desaparecer para siempre!
El mundo, al dejar de existir,
será como si no hubiese existido nunca,
y, sin embargo, lo vemos agitarse incesante
como si realmente fuese algo. En verdad, prefiero aún mi eterno vacío.


(Fragmento de "Darwin", transcripción del "Fausto" de GOETHE.)




Enlace: https://www.facebook.com/MERTXE.CB/

jueves, 17 de agosto de 2017







"¿Oukabir? Qué coño me importará a mí Oukabir, su cabeza podrida y su relato maligno. Ya lo he visto otras veces. En Niza, en Londres, en Bali, en Bagdad, en París, y he visto sus víctimas, todas iguales, indistinguibles, la férrea unidad de los muertos. A mí los que me importan ahora son los incalificables burgueses de Barcelona que llevan años supurando una grotesca fábula sobre la libertad. A mí me importan esos tipos y tipas de pueblo, toscos como sus mandíbulas, incultos como sus campos, cuya pasión nacionalista y xenófoba solo es una venganza personal sobre la Ciudad. A mí me importan los últimos de la clase, los más guarros del pupitre, que se han alistado a la Revolución por la extrema facilidad y los rápidos beneficios que rinde su trapicheo. A mí me importan los más irresponsables de mis colegas, que traen al prime time la violenta novedad de un memo y la convierten en meme. Y a mí me importan, porque aún saludo a alguno, los cobardes. Toda esta gentecilla, entreverada de gentuza..."


Extracto de "Sangre para los coquetos", por ARCADI ESPADA

Enlace: http://www.elmundo.es/espana/2017/08/18/5996013722601ded118b4663.html









"Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí."







Enlace: https://www.facebook.com/search/top/?q=le%C3%ADamos%20ayer


martes, 15 de agosto de 2017




"Giacomo instauró en los Cantos todo un modo de tratar con los recuerdos, con nuestra memoria, a través de la imaginación. Si algo revela el talante de superioridad de los antiguos, a quienes Leopardi tanto veneraba, no es la felicidad que alcanzaron, sino el hecho de haber creado ilusiones en las que poder habitar. La fuerza de la imaginación es la única capaz de hacer frente a la permanente y cruel huida del tiempo." (Redescubriendo a Leopardi". CARLOS J. GARCÍA SERRANO)






Canto XII: El infinito

Amé siempre esta colina,
y el cerco que me impide ver
más allá del horizonte.
Mirando a lo lejos los espacios ilimitados,
los sobrehumanos silencios y su profunda quietud,
me encuentro con mis pensamientos,
y mi corazón no se asusta.
Escucho los silbidos del viento sobre los campos,
y en medio del infinito silencio tanteo mi voz:
me subyuga lo eterno, las estaciones muertas,
la realidad presente y todos sus sonidos.

Así, a través de esta inmensidad se ahoga mi pensamiento:
y naufrago dulcemente en este mar.




Enlace: https://www.facebook.com/MERTXE.CB/


lunes, 14 de agosto de 2017



"Aunque nada pueda hacer
volver la hora del esplendor en la hierba,
de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos
porque la belleza subsiste siempre en el recuerdo." 

(De 'Oda a la inmortalidad'
WILLIAM WORDSWORTH)



Desde entonces he conocido su fascinación; he visto las costas misteriosas, el agua calma, las tierras de naciones marrones, donde una Némesis cautelosa está al acecho, persigue, atrapa a tantos de la raza de los conquistadores, que se enorgullecen de su sabiduría, de su conocimiento, de su fuerza. Pero para mí todo el este está contenido en esa visión de mi juventud. Está todo en ese momento en que abrí mis ojos jóvenes sobre él. Llegué a él después de una lucha con el mar, y era joven y lo vi mirándome. ¡Y eso es todo lo que queda de aquello! Sólo un momento; un momento de fuerza, de romanticismo, de encanto, ide juventud! Un chasquido de sol sobre una costa extraña, el tiempo para recordar, el tiempo para un suspiro, y... ¡Adiós...! Noche... ¡Adiós...!

Bebió.

¡Ah! Aquellos buenos tiempos, aquellos buenos tiempos... La juventud y el mar. ¡La fascinación y el mar! El mar bueno, poderoso, el mar salado, amargo, que podía susurrar y rugir y sacarle a uno el aliento a los golpes.
Bebió una vez más.
Lo más maravilloso de todo es el mar, o eso creo. El mismo mar. ¿O es sólo la juventud? ¿Quién sabe? Pero todos ustedes, todos sacaron algo de la vida; dinero, amor, cuanto se obtiene en tierra. Pero decidme: ¿no fue el mejor de los tiempos cuando éramos jóvenes y no teníamos nada, en el mar que no daba más que duros golpes y a veces una oportunidad para ponernos a prueba, sólo eso? ¿No es lo que echáis de menos?
Y todos asentimos: el financiero, el contable, el abogado, asentimos sobre la mesa pulida que, como una lámina de agua parda e inmóvil reflejaba nuestras caras con surcos y arrugas marcadas por la fatiga del trabajo, las decepciones, los éxitos, el amor; nuestros ojos fatigados que buscaban todavía, buscaban siempre, buscaban ansiosos ese algo de vida que mientras se espera ya se ha ido, que ha pasado sin ser visto, en un suspiro, en un instante, junto con la juventud, con la fuerza, con el ensueño de las ilusiones.




Enlace: https://www.facebook.com/Le%C3%ADamos-ayer-874425336045149/?pnref=story